Prestación por cese de actividad

 

Si usted es empresario individual, es posible que durante el año 2020 haya recibido alguna prestación por cese de actividad. Apunte. Pues bien, aunque el origen de dicho ingreso esté en la actividad, no se trata de un ingreso inherente a la misma y, por tanto, a efectos del IRPF, no debe calificarla como rendimiento de actividad económica, sino como renta del trabajo.

 

Así pues:

  • No debe tener en cuenta dicho rendimiento a la hora de calcular los pagos fraccionados del IRPF (modelo 130).
  • Cuando presente su declaración del IRPF, tendrá derecho a una reducción fija, en concepto de “otros gastos”, de 2.000 euros, que podrá deducir de la prestación percibida.

Si es empresario individual y ha recibido prestaciones por cese de actividad, deberá considerarlas como rentas del trabajo.